All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

Perfiloplastia

Home > Perfiloplastia

Hablamos de perfiloplastia al referirnos al conjunto de intervenciones de cirugía plástica que se realizan en el rostro del paciente con el fin de armonizar los distintos elementos del mismo. En concreto, hablamos de la nariz, el mentón y los pómulos.

La nariz es el punto central en base al cual giran los otros elementos de la cara. Así tenemos que la perfiloplastia se basa en tres cirugías básicas: la rinoplastia (nariz), la mentoplastia (mentón) y la malarplastia (pómulos).

La alteración en la forma de la nariz es algo que llega normalmente en la adolescencia, una edad a la que es difícil asumir esos cambios y se generan muchos complejos  y trastornos psicológicos. También pueden darse problemas respiratorios causados por estas alteraciones. La rinoplastia se presenta como solución a este problema. Se trata de una intervención destinada a corregir la forma de la nariz, mejorando la armonía y equilibrio facial. Consulta más datos aquí.

El exceso de piel que queda encima del ombligo es separada de los tejidos profundos, por lo tanto se estira hacia abajo. La posición del ombligo no varía, aunque sí quedará levemente modificado.

Se consigue reponer la musculatura abdominal y si se requiere se puede hacer una reducción de cintura.

La proporción de los relieves óseos de la cara son de vital importancia en cuanto a su consideración estética. Un mentón bien proporcionado otorga a la cara harmonía y sentido estético. Por el contrario, el mentón poco desarrollado acorta la profundidad del cuello y afecta al contorno de la boca. Por el contrario, un mentón demasiado desarrollado es poco atractivo en un rostro, sobre todo en el rostro femenino. Consulta más datos aquí.

La proporción de los relieves óseos de la cara son de vital importancia en cuanto a su consideración estética.El tener unos pómulos poco desarrollados hacen que tengamos un rostro envejecido, poco llamativo. Cuando sucede lo contrario, es decir, la presencia de unos pómulos excesivamente prominentes, el efecto que nuestro rostro produce es de agresividad y poca armonía. Consulta más datos aquí.

SHARE