All You Need
In One Single
Theme.
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat
Search here:

Rinoplastia

Home > Rinoplastia

La alteración en la forma de la nariz es algo que llega normalmente en la adolescencia, una edad a la que es difícil asumir esos cambios y se generan muchos complejos  y trastornos psicológicos. También pueden darse problemas respiratorios causados por estas alteraciones. La rinoplastia se presenta como solución a este problema. Se trata de una intervención destinada a corregir la forma de la nariz, mejorando la armonía y equilibrio facial.

El diálogo con el paciente es fundamental en este tipo de operaciones porque hay que tener muy claro que correcciones se llevarán a cabo y para poder cumplir con las expectativas que el paciente se haya generado. Además de las consideraciones estéticas, el cirujano debe tener en cuenta el hecho funcional de la nariz, es decir, respirar, y que se pueda alcanzar un resultado óptimo sin afectar a ninguna de estas partes.

Hay dos procedimientos:

  • La rinoplastia cerrada: consiste en hacer incisiones dentro de los orificios nasales para que ninguna cicatriz quede a la vista. El cirujano da forma a la nariz a través del interior de la misma tallando los huesos y cartílagos. La piel y membranas se adaptan a su forma.
  • La rinoplastia abierta: se realiza para intervenciones más complicadas. El cirujano hace incisiones en la columela de la nariz para tallar directamente las estructuras de la misma. Quedará una pequeña cicatriz.

La rinoplastia no siempre tiene que ser de reducción, también puede ser de aumento. Para ello se utilizan injertos con tejidos autólogos (propios).

La rinoplastia se lleva a cabo bien con anestesia general o bien con anestesia local con sedación.

El paciente abandonará hospital pasadas 24 horas de la intervención.

Se analizan varios factores como la constitución física de la paciente y su piel. Antes de la cirugía debe realizarse una valoración preoperatoria del paciente mediante un electro-cardiograma, análisis de sangre y si fuese necesario una placa de tórax., para detectar anomalías y evitar riesgos en la operación y a posteriori de ésta. La piel de la nariz no debe tener inflamaciones y debe cuidarse los procesos catarrales para evitar congestiones.

El paciente sale de la intervención con un taponamiento nasal y una férula para cubrir la nariz. Pueden aparecer equimosis en las zonas circundantes a la nariz. Tras 24 horas se retira el taponamiento y la férula se retirará pasada una semana, dejando unos adhesivos en el dorsal nasal durante otra semana. Las molestias son mínimas y pasada la semana, a la hora de quitar la férula, los equimosis ya habrán desaparecido.

Debe tenerse en cuenta que el nuevo aspecto de la zona nasal no se notará hasta pasados unos seis meses.

FAQ

¿A partir de que edad es recomendable esta intervención?

Tras la adolescencia, entre los 15 y los 17 años ya que es la edad a la que termina la osificación de los huesos de la cara.

¿Qué riesgos tienen este tipo de intervenciones?

Los habituales en cualquier intervención quirúrgica. Hemorragias, infección, sangrado mayor del habitual o complicaciones con la anestesia. Con todo, es muy raro que se produzcan este tipo de complicaciones.

¿Cuándo podré apreciar los resultados definitivos?

Los resultados definitivos serán visibles a a partir de los 6 meses después de la intervención.

SHARE